Carnaval a la donostiarra

No son tan espectaculares como los carnavales de Tenerife, ni tan cómicos como los de Cádiz con sus chirigotas. Y quizá muchos prefieran trasladarse a los deTolosa, que son considerados los mejores carnavales de la provincia.

Pero nosotros tenemos las comparsas, el Dios momo, y este año incluso un viaje en el tiempo hasta el año 1813. Y es que con motivo del Bicentenario de la quema de San Sebastián durante la Guerra de la Independencia, la ciudad se viste de época con un Mercado del siglo XIX y diferentes espectáculos que ambientarán las calles del centro.

Camino_de_donosti_2013_inauterietako_kartela_San_SebastianHace ya tiempo que dejé de disfrazarme. No por nada, ni por vergüenza, ni porque considere que ya soy “mayor para estas cosas”. Simplemente por pereza o, más bien, porque siempre se me echa el tiempo encima y, para cuando te das cuenta de que llega el Carnaval, ya no no hay tiempo ni siquiera para improvisar. Pero me he disfrazado durante muchos años, durante todo los que estuve viviendo en Donostia. De hecho, vivía el carnaval muy intensamente puesto que participaba siempre en alguna comparsa. Varios años en Gurea y otros tantos en Fama. Incluso un año tuve la ocasión de formar parte del grupo que, para inaugurar el Carnaval, acudía a la presentación oficial de comparsas que entonces se celebraba en Young Play, en Hernani.

Comparsas desfilando por las calles de San Sebastián. Imagen de Donostia Kultura

Comparsas desfilando por las calles de San Sebastián. Imagen de Donostia Kultura

La verdad es que bailar en una comparsa era una afición más, lo hacías por diversión. Pero en el fondo siempre he considerado que existía algo de rivalidad entre comparsas. Había que procurar no desvelar cuál era tu disfraz, ni tus pasos de baile, no fuera que la “competencia” se enterase y tuviesen tentaciones de plagiar. Había que prepararse duro y ensayar durante meses. Primero aprendías los pasos y luego los preparabas desfilando. Tomarse medidas para el disfraz, pruebas y más pruebas y después, cuando llegaba el Carnaval, llegaban los días de no descansar. Madrugones para prepararse, acudir a tu hora de maquillaje y peluquería, horas bailando con frio o lluvia… pero merecía la pena al ver cómo disfrutaba la gente por las calles con la música, los bailes y el colorido del que se llena la ciudad durante estos días.

Cerca de una treintena de comparsas con sus carrozas salen estos días a animar las calles de la capital, llenándolas de color y de humor y participando en un concurso en el que se otorgan el Gran Premio del Carnaval y el Gran Premio del Humor. Y todo esto bajo el bastón de mando del Dios momo y su séquito.

Dios Momo Carnaval 2011. Imagen de Donostia Kultura

Dios Momo Carnaval 2011. Imagen de Donostia Kultura

Jueves, viernes, sábado, domingo y lunes. Cinco días sin parar y, aunque el Entierro de la Sardina suele despedir el Carnaval, aquí la fiesta continúa. Los Carnavales siguen en otros barrios como en Trintxerpe o en Alza. En este último se celebra, una semana después, el Domingo de Piñata, y algunas de las comparsas que han desfilado por el centro se acercan hasta este barrio donostiarra para dar el último adiós al Carnaval. Pero, antes de eso, démosle la bienvenida. Ondo pasa Inauterietan!

(Consulta aquí el programa)

Anuncios

5 pensamientos en “Carnaval a la donostiarra

  1. Hola amigos: Yo os puedo hablar un poco sobre el carnaval de Tolosa, no sobre el de Donosti, pues no iba nunca a la capital para disfrutar del carnaval, me bastaba con el de mi pueblo. De hecho, en el año 1959 yo salí de reina de este carnaval, con una carroza que salía del casino de Tolosa y recorríamos las calles del pueblo. Han pasado muchos años de esto, pero todavía los carnavales siguen estando presentes en mi memoria. Hace unos 6 años violví para disfrutarlos y la verdad que lo pasé muy bien, aunque claro está no era ya lo mismo. Te reías muchísimo con las carrozas que sin tener el lujo de los de Canarias y otras ciudades, pero sin embargpo tenían un algo especial por las ocurrencias de los que ls hacían. Luego era el saltar con las charangas por todas las calles, impregnándonos de todas las canciones típicas. También los toros por la tarde, pero sobre todo, tengo el recuerdo especial del toro del aguardiente que era a las 8 de la mañana y te tenías que despertar para ir a la plaza con un frío terrible, pero todo se disipaba con la alegría y la algarabía tan grande que se formaba en la plaza, toda élla era como velas movidas por el viento

  2. penita que vaya a ser bien pasado por agua…reivindico por aquí que se pasen a AGOSTO YA!! Sobre todo por toda esa gente que tanta ilusión y trabajo han puesto durante los meses previos…
    Yo me he disfrazado casi todos los años pero ya últimamente tiro de trajes fáciles y por primera vez tiro de AFEDE jejeje

    • La verdad es que sí, bien pasado por agua 😦
      Aun así muchos fueron los que no se dejaron vencer por el mal tiempo y sacaron sus disfraces a relucir. Esperemos que este fin de semana el temporal de una tregua a esos barrios que aun no han celebrado su carnaval.

      Me sumo a tu reivindicación. ¡Carnavales en verano Ya! Por cierto ¿De qué era tu disfraz de Afede? 😉

      ¡Saludos!

      • de charleston… fácil, bonito y barato! total para una noche…!
        parece que el tiempo les va a dar una tregua 😀 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s