La Barandilla de La Concha sopla las velas

100 años nada más y nada menos. No es la primera vez que en Camino de Donosti celebramos un centenario. Ya soplaron las 100 velas el Monte Igeldo y el Teatro Victoria Eugenia. Y es que Donostia es una ciudad centenaria que como el buen vino mejora con los años.

Ahora es la Barandilla de La Concha la que ha soplado esas 100 velas. 100 años siendo testigo de tantos atardeceres, de tantos fuegos artificiales de Semana Grande, de tantas regatas de la Bandera de La Concha…  Una barandilla que cada día recibe cientos de turistas y sobre la que también nos apoyamos los donostiarras para admirar de vez en cuando a los guardianes de la Bahia: Urgull, Igueldo y la Isla de Santa Clara.

barandilla de la concha

 

Estamos ante una barandilla con mucha historia detrás. Corría el año 1910 y en San Sebastián había un revuelo ante la llegada de la Reina Isabel II a la ciudad. Por eso, el Ayuntamiento encarga en ese momento al arquitecto Juan Rafael Alday el diseño de la barandilla. Este encargo está dentro de una reforma integral de todo el paseo de La Concha, entonces llamado calle de los Baños, que incluye también la construcción de La Perla.

Fundiciones Molinao fue la empresa encargada de construirla y de ir colocándola por tramos. Y por fin, 6 años después el Rey Alfonso XIII la inauguró oficialmente, después de trasladar la anterior barandilla al Paseo de Francia.

DSCN0491

Paseo de Francia de San Sebastián. Al fondo el Puente María Cristina.

El paso del tiempo ha hecho que necesitara remodelarse de vez en cuando. En los años 90 se procedió  a una de esas rehabilitaciones para reparar algunas roturas, pero sobre to

do para eliminar la oxidación que sufría. Así que se desmontaron los más de 250 tramos que la conforman y una vez restaurados volvieron a colocarse.

Después hubo otra renovación en el año 2004 y posteriormente en 2008 hubo que acometer otra restauración, esta a causa del temporal que arrancó unos 15 metros de barandilla. La empresa Mendia y Murua se encargó de realizar las replicas necesarias y todavía las fabrica. Porque como la barandilla de la Concha no tiene derechos de imagen registrados cualquier persona que lo desee puede tener una copia en su casa, de hecho, esta empresa de Renteria las comercializa.

Pasear por la barandilla de la concha es además jugar a “busca las 7 diferencias”. Bueno, en realidad solo una. ¿Sabías que hay un tramo de barandilla que está colocado al revés? ¡Te reto a buscarlo!

barandilla-concha-sansebastian

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s